Destacados

Lunes, 05 Marzo 2018 14:07

Equipo de movilidad humana participó en taller de sensibilización de género

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)
Equipo de movilidad humana participó en taller de sensibilización de género Baby Bustamante

Personal de la Unidad de Gestión de Movilidad Humana del Gobierno de Pichincha participó en un taller sobre diversidad sexual y de género, dictado por técnicos de Fundación Amor y Paz y de la Organización Causana.

Con base a creencias religiosas -como la Judeo-Cristiana- muchos conciben como verdad única y absoluta la existencia del hombre y la mujer. Desde el punto de vista biológico-zoológico, los seres humanos son personas sexuadas en función de sus genitales y cromosomas; y, son encasillados en las categorías: hembra, macho, además de los hermafroditas.

Mientras que la identidad sexual tiene que ver con el cómo se siente una persona, independientemente de su sexo biológico. Es lo que llama género y hace referencia a lo masculino y lo femenino que incluye, también, a los grupos trans (trevestis, transgéneros y transexuales).

Además, existe una tercera clasificación desde la orientación sexual, definida por la sumatoria de lo biológico, lo cultural y la época. Cuando se habla de orientación sexual se refiere a la bisexualidad, a la heterosexualidad y a la homosexualidad (lesbianas y gays), asexualidad y pansexualidad.

En definitiva, al margen de que se acepte o se rechace, se tolere o se censure, esta es la realidad: un mundo con una amplia diversidad sexual y de género; sin embargo, las personas con orientación distinta a la heterosexual son discriminadas, inicialmente por su propia familia una vez que han decidido "salir del clóset". A más de ello, día a día tienen que lidiar con conflictos internos y el choque a la psiquis que en ocasiones deviene en frustración y depresión, conduciendo, en ciertos casos, al suicidio.

Hasta 1997, en nuestro país, la homosexualidad fue considerada un delito y hoy en día, todavía hay quienes creen que se trata de una enfermedad. Esto es un error puesto que las personas con orientación alternativa a la heterosexualidad no requieren tratamiento médico sino respeto a sus derechos. Quienes sí requieren ayuda profesional son, en primera instancia, los familiares para que logren aceptar el nuevo panorama de vida y lleguen a comprender a su ser querido.

Si pese a todo lo expuesto usted insiste en juzgar, cabe recordar a las sabias abuelitas quienes solían decir: "Lo que no has de querer en tu casa has de tener".

Elaborado por:

Baby Bustamante Bustamante

Visto 274 veces